AMAR CON ORGULLO NO ES AMAR, ES DAÑAR.

Amar con orgullo es no amar bien. Muchas veces creemos que amamos y que seríamos capaces de hacer cualquier cosa por esa persona a la que le estamos jurando amor eterno, ternura, paciencia y pasión, sin embargo, hoy sabemos que hay diferentes formas de amar y que el concepto de amor cambia según nuestra cultura y necesidades. Hoy también sabemos que el amor Eros es el amor por el cual la mayoría de nosotros sufrimos, soñamos, sentimos que volamos, nos hace vibrar, queremos entregar todo, nos hace querer estar ahí para siempre, y nos vuelve seres eróticos, pasionales y hasta impulsivos.

Sabemos también del amor Filos, que es aquel que le tenemos a nuestros amigos, cómplices e incluso a una pareja, es aquel amor que te hace sentir bien cuando estás con esa persona, donde no se involucra precisamente un deseo sexual, pero es un amor que va un poquito más allá, puede ser un amor muy filantrópico, por lo tanto no es pasional; si el amor filos nos atrapa será una relación que seguramente no terminará, por eso hay amistades y deseos de buenas acciones que duran para toda la vida.

EL amor Ágape es lo más maravilloso que puede existir, es el amor de Dios en toda su expresión y que sin duda nosotros podemos sentir. Este amor es aquel que no pide nada a cambio porque ya lo tiene todo contigo, es un amor que no tiene interés, es un amor que perdona, es un amor que no compite, es un amor que no conoce el mal, es un amor que desea sólo tu felicidad y que está a años luz del egoísmo. Comprendamos entonces que el amor ágape es el amor más puro que puede existir, pero… ¿Qué pasaría si en lugar de amar de una forma Filos, Eros o Ágape, estuviéramos amando con toda la fuerza de nuestro orgullo?

El orgullo no siempre es malo, yo conozco a una mujer que era golpeada por su marido, hasta que un día se dio cuenta que aceptaba esa situación por miedo a ganarse la vida por si misma pues nunca había trabajado, fue entonces que le llegó a la mente la frase “El hambre me tira, pero el orgullo me levanta” y pensando eso salió de esa relación destructiva, se dio cuenta que no se iba a morir de hambre, aprendió a trabajar y hoy en día es una mujer autosuficiente pero sobre todo con metas claras.

En este caso el orgullo resulto algo positivo porque ayudo a crecer en muchos aspectos a esta mujer, sin embargo hay personas que tienen un exceso de confianza en si mismas y creen que todo lo que hacen, dicen y piensan es perfecto, se sienten el centro de atención, creen que todos están para servirle, para adorarle, para amarle y respetarle; esa persona orgullosa, como se siente perfecta, tiene la necesidad de CONTROLAR a todos y todo lo que sucede a su alrededor porque cree que todos comenten errores menos él o ella.

Estas personas en realidad son muy débiles e inseguras, por eso se esconden tras una máscara llamada “CONTROL” para no ser lastimados, humillados o traicionados pero en lugar de trabajar con sus inseguridades se van haciendo cada vez mas orgullosos hasta que llegado el momento no hay nada, ni nadie que este a su altura, adoptando así un papel donde consciente o inconscientemente se ven así mismos como algo divino.

Hay personas que son totalmente abiertas con este comportamiento y dicen que les importa poco lo que los demás piensen de él o ella, pero hay personas que utilizan de manera constante la hipocresía como máscara para fingir una humildad que no tienen y que quizá tampoco conocen, lo cual los convierte por mucho en seres narcisistas.

Una persona que te ama con orgullo o narcisismo es una persona que una vez que te tiene en la mira difícilmente te va a soltar, pues tú serás su objeto de conquista y hará todo lo posible para que te enamores de él o ella, te buscará de día y de noche, tratará de encontrar tus puntos débiles, esperará que le confirmes lo buena persona que es, lo buen amante que es, necesitará, y a veces hasta exigirá, que le  reconozcas lo que hace por ti o por la relación, de no hacerlo se frustrará y se enojará contigo diciendo que no lo amas, pero sobre todo no será empático contigo, será arrogante, le importarán poco tus necesidades y se las arreglará para hacerte saber que todo lo que hace lo hace por amor.

Hay muchas madres que también aman con todo su orgullo, son madres castradoras que quieren controlar la vida de sus hijos sin importar la edad que tengan, son mujeres que regañan o llaman la atención de manera sumamente agresiva cuando no las escuchan o no las obedecen, son madres que suelen decir ¿En qué fallé? ¡Es mi culpa que mis hijos sean así! Son mujeres que se creen tan perfectas, que creen que tienen el poder de controlar todo lo que pasa y sucede a su alrededor y cuando pierden ese control se echan la culpa de la situación porque les frustra no haber podido hacer nada, e inconscientemente disfrazan su orgullo con culpa; entonces mientras ellas dicen: ¿En que fallé? Entre lágrimas y sollozos, lo que en realidad quieren decir es ¿Por qué todo me falló y salió de mi control, si soy toda perfección?

Son madres sobreprotectoras,  sin importar la edad que tengan sus hijos, y déjame te digo que la sobreprotección es un acto de crueldad extrema, porque el sobreprotector ve al niño o a la persona sobreprotegida como incapaz, tonto e inseguro, por lo tanto el miedo más grande del sobreprotector o de aquel que ama con argullo será que esa persona a la cuál controla, sea autosuficiente, entonces le reafirmará al otro u otra lo débil, enfermiza y tonta que es, para que de esta manera jamás pierda el control, para volverse indispensable, para que le agradezcan, para que los demás hablen bien de sus “buenas” acciones y le dirá a todo el mundo que es él o ella la que más sufre en la relación (ya sea amorosa, parental o amistosa).

Ten en cuenta que estas personas no aman; conquistar al otro será simplemente un trofeo que le regalarán a su ego dañado y es todo. Amar con orgullo no le hace bien a nadie, te lleva al sufrimiento, a la frustración, la persona que ama con orgullo, es decir, que tiene rasgos narcisistas y a veces hasta psicópatas, son personas que sufren de ansiedad, por eso no es raro verla con contracturas musculares, dolores de cabeza, problemas del hígado, tienen niveles de estrés altísimos, pero sobre todo son personas que sufren mucho, se hacen mil preguntas de en qué o porqué fallan y jamás tendrán una respuesta que satisfaga sus necesidades, pues de tenerla se darían cuenta que hay cosas que simplemente no puede controlar y esa respuesta sería mucho peor y mucho más difícil de aceptar.

Si eres una persona que ama con orgullo tienes que buscar ayuda urgente, pero primero tienes que darte cuenta y aceptar que lo que te ha acompañado hasta el día de hoy ha sido un falso sentido de autosuficiencia. Por otro lado, si eres una persona que se está dejando amar de esta manera, primero tienes que identificar que estás en una relación así, busca ayuda, pon límites claros entre tú y la persona, pero sobre todo, identifica  porque  estás aceptando este tipo de relación, te aseguro que identificando esto no solo cambiará la relación que tienes con todos los demás, sino que cambiará por mucho y para bien la relación que tienes contigo mismo.

Artículo por: Psic. Iván O’Farrell

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *